La Escuela de Náutica en Santa Cruz de Tenerife

Published On octubre 25, 2017 » 122 Views» Nacional, Noticias
 0 stars
Registrarse to vote!

Los primeros pilotos canarios se instruían en los barcos que navegaban por las aguas del Archipiélago canario

Los primeros pilotos canarios se instruían en los barcos que navegaban por las aguas del Archipiélago canario hasta que, en 1556, la escuela de Mareantes de San Telmo, dependiente de la Universidad de Sevilla, adjudicó diez plazas para los jóvenes de las Islas Canarias que quisieran estudiar náutica y pilotaje. El primer tinerfeño que superó el examen de piloto de la carrera de Indias, en 1569, fue Tomé Cano (Garachico 1516-Sevilla 1618).

En siglo XVIII, ante la importancia que el Puerto de Santa Cruz había adquirido en el intercambio comercial con Gran Bretaña y las Indias Occidentales, se establecieron en Tenerife varias casas armadoras y consignatarias de buques; las cuales, ante la carencia de profesionales para el mando de las embarcaciones, consideraron que debería instalarse un centro donde pudieran formarse los futuros pilotos de los barcos que se dedicaban al comercio marítimo.

El primer promotor de este centro docente fue Lázaro Álvarez de Abreu, quien comunicó al Cabildo (1757) que “tenía una casa fabricada en el lugar de Santa Cruz con el designio de dedicarla a cátedra de matemáticas, siempre que se puedan arbitrar fondos que la sostengan para enseñanza de mariantes”. La Corporación aceptó el aula para escuela de náutica, a imitación de la de San Telmo de Sevilla, y dio para su mantenimiento 12 toneladas del registro de Indias.

Al crearse el Consulado Marítimo de Canarias -Real Cédula de 22 de diciembre de 1786- se establece la Escuela de Náutica de La Laguna, gracias al material científico que aportaron particulares y comerciantes. De la veintena de alumnos que obtuvieron el título de pilotos, Enrique Casalón y José Monteverde formarían parte de la Real Escuadra española.

Cuando el Real Consulado se traslada al Puerto de Santa Cruz, en 1811, la Escuela de Náutica se instala en el antiguo convento de San Francisco, con entrada por la calle Ruiz de Padrón, junto con la Diputación, las Salas Consistoriales, la Cárcel, y la Escuela de Grado Elemental. El citado año se creó se creó la cátedra de náutica y se nombró director a Ambrosio Martínez de Fuentes.

La Escuela de Náutica de Santa Cruz de Tenerife, primera en su género en España, creada por Real Cedula de 18 de octubre de 1835, comenzó a impartir sus clases en 1837, en la avenida del 25 de Julio, esquina con la calle Numancia. Su presupuesto, de 26.000 reales, lo compartían el Gobierno, la Diputación y el Ayuntamiento.

Su primer director fue Miguel Maffiote Miller, profesor de Náutica y Dibujo, y el claustro del centro lo completaba Matías La Roche, como secretario y profesor de Matemáticas Elementales, y Segundo María Carrós, que impartía las asignaturas de Geografía y Física.

En 1850, el Ministerio de Comercio le concede la categoría de oficial, estableciéndose la enseñanza completa de náutica. El Boletín Oficial de la provincia de Canarias, de 24 de octubre de 1851, decía: “Por Real Orden, se manda establecer una escuela completa de Náutica en Santa Cruz de Tenerife, siendo de la mayor importancia para estas Islas, cuyos habitantes muestran tan decidida afición a la carrera marítima, en que muchos de sus hijos se han distinguido”. Las clases prácticas las impartía el Ministerio de Marina que, a su vez, era el encargado de expedir los títulos de piloto.

En 1864, al fallecer Miguel Maffiotte Miller, le sustituyó Luis Marín del Corral, el cual, ante la imposibilidad de pagar el alquiler de un local, impartía las clases en su domicilio de la calle del Castillo, hecho que le costó el cargo de concejal y teniente de alcalde por estimar el gobernador Pérez de Rosas que quedaba imposibilitado por recibir sueldo municipal. Su sucesor, en 1873, fue el teniente de navío Domingo Serís-Granier, que también impartía las clases en su casa de la calle San Francisco. Cuando la Revolución de 1868 estableció la libertad de enseñanza, y el Estado retiró la partida dedicada a su mantenimiento, la Diputación Provincial, atendiendo a la conveniencia e interés general de dicho establecimiento, acordó hacerse cargo de la Escuela de Náutica, pagando a los profesores. Sin embargo, la Escuela estuvo a punto de desaparecer porque los alumnos tenían que pagar el 10% de la matrícula.

La Escuela de Náutica comienza a progresar cuando el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, por Real Decreto de 16 de Septiembre de 1913, reforma el plan de estudios e introduce modificaciones en la enseñanza, clasificándolas en Navegación, Máquinas, Construcciones Navales y Pesca.

Las clases de Náutica, junto con las de Comercio, se impartían entonces en la actual sede del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, inaugurado en el año 1902, hasta que, en el Pleno Municipal del 8 de abril de 1920, los albaceas testamentarios de Imeldo Serís Granier, con las 100.000 pesetas que éste ilustre chicharrero había designado para que se construyera un edificio destinado a establecimiento de enseñanza, así como 50.000 pesetas para el mobiliario del mismo, ofrecieron a la Ciudad el Palacio de Villasegura, en la avenida 25 de Julio, para que se utilizara como Institución de Enseñanza, siendo destinado a Escuela de Náutica y Escuela de Comercio.

Al suprimirse, por Decreto de 6 de Junio de 1924, las Escuelas de Náutica existentes en España, las de Bilbao, Cádiz, Barcelona y Santa Cruz de Tenerife se integraron en la Dirección General de Navegación y Pesca Marítima, dependiente del Ministerio de Marina, creando un nuevo plan de estudios.

El 3 de Junio de 1936, la Corporación Municipal, a instancias del Director de la Escuela de Náutica, don Benito Pérez Armas, aprobó la construcción de un nuevo edificio para la Escuela Oficial de Náutica y Máquinas de Santa Cruz de Tenerife, situado en la Avda. Primo de Rivera (Avda. Marítima), junto a la ermita de San Telmo, patrono de los marinos. Seis años más tarde, las enseñanzas adquirían el rango de técnicos de grado medio.

El 25 de marzo de 1968, la Escuela de Náutica se trasladó a la Avenida de Anaga, mirando al Puerto. El moderno inmueble, realizado por el arquitecto madrileño Zanón Lahorga, estaba dotado del material didáctico y los avances tecnológicos más modernos, como son: aulas con simuladores de navegación (noche-día), puente de mando, planetario, talleres, etc. En 1977, el centro pasó a denominarse Escuela Superior de la Marina Civil.

Un año antes de la inauguración del edificio, César Manrique (Lanzarote 1919-1992) fue contratado para realizar dos esculturas: una para el Salón de Actos del Centro, denominada Anatomía de un barco, y otra para el bar-restaurante, llamada Máquina para la mar.

El artista logró estos ensamblajes artísticos, utilizando materiales de viejos pailebotes y goletas que se encontraban en los varaderos del Puerto de Santa Cruz de Tenerife, a la espera de ser desguazados y que, con esta nueva forma de escultura, los encumbró y ennobleció, divulgando a la vez el concepto ecológico del reciclaje. Al observarlas, percibimos que los barcos nacen, viven, sufren, luchan, protagonizan historias y finalmente mueren abandonados y olvidados por quienes vitorearon sus gloriosas singladuras.

En 1991, el Centro es reconocido como de Enseñanza Técnico Superior, integrándose en la Universidad de La Laguna, con el nombre de Centro Superior de Náutica y Estudios del Mar. Por lo tanto, como cualquier carrera de grado superior, las condiciones de ingreso son las mismas que para las distintas facultades.

Por Real Decreto 17 de julio de 1992 se aprueban las directrices generales propias de los planes de estudio, conducentes a la obtención de las nuevas titulaciones universitarias en Marina Civil:

– Con tres años de carrera: diplomado en Navegación Marítima, en Máquinas Navales o en Radio Electrónica Naval.

– Con cinco años de carrera: licenciado en Náutica y Transporte Marítimo, en Máquinas Navales o en Radio electrónica Naval.

Desde 2005, en aplicación a la nueva Ley Orgánica de Universidades (Ley 6/2001), ha pasado a llamarse Escuela Técnica Superior de Náutica, Máquinas y Radio electrónica Naval.

El Título Oficial de Graduado en Náutica y Transporte Marítimo tiene como objetivo principal proporcionar los conocimientos y técnicas básicas, así como las capacidades y destrezas que debe tener a su disposición un Piloto de la Marina Mercante para desarrollar su actividad profesional.

El Título Oficial de Graduado en Ingeniería Radio electrónica Naval tiene como objetivo principal proporcionar los conocimientos y técnicas básicas que debe tener a su disposición un Oficial Radio electrónico de la Marina Mercante que desarrolle su actividad profesional.

Fuente: laopinion.es Jose Manuel Lesdesma Alonso

Tags

Deja un comentario